CERRADO POR VACACIONES: EVITA SORPRESAS DESAGRADALES EN TU CASA A LA VUELTA DE TUS VACACIONES

Seas de los que cuando se van de vacaciones cierran su casa y no miran atrás, o de los que entran infinidad de veces por miedo a haberse olvidado algo, aquí te dejamos una serie de consejos para que puedas disfrutar de tus vacaciones sin estar pensando constantemente si te has dejado la nevera abierta.

CIERRA LA LLAVE DEL AGUA

No pierdas el tiempo repasando uno a uno los grifos de tu casa, cierra la llave general del agua.

EL FRIGORÍFICO… ¿EL ETERNO DILEMA?

Si tu viaje es muy largo y quieres apagarlo, vacíalo, límpialo y desenchúfalo. Y muy importante, deja la puerta abierta para para evitar la aparición de moho y malos olores. Si por el contrario, tu viaje es corto y lo vas a dejar funcionando, tira los productos que vayan a caducar para evitar contaminaciones y no olvides dejarlo en modo vacaciones si tu electrodoméstico tiene esta opción.

 

CON EL GAS NO HAY DUDAS.

Al igual que con el agua, cierra el suministro por completo, cerrando la llave general o apagando la caldera. En caso de que tengas gas butano, no es aconsejable dejar las bombonas dentro de casa.

LA LUZ

SI tu casa tiene un cuadro eléctrico diversificado, siempre podrás seleccionar qué partes de la casa dejas sin abastecimiento. Si tu casa es antigua y esto no es una opción, si vas a bajar el automático, acuérdate de como has dejado el frigorífico.

CUIDADO CON LOS LADRONES

Deja todas las puertas y ventanas de la casa bien cerradas, no le cuentes a todo el vecindario cuándo y dónde te vas de vacaciones y no dejes objetos de valor a la vista. Pero ya sabes que lo más importante para ahorrarte cualquier tipo de disgusto al volver, es contar con un buen sistema de alarma y seguridad.

DEJA LA CASA LIMPIA

Dedica tiempo a limpiar la casa. La suciedad atrae a la suciedad, y presta especial atención al fregadero, la basura y por supuesto cualquier tipo de producto orgánico o ropa húmeda que pueda quedar en la lavadora.

 

LA LIBRETA NUNCA FALLA

Y si aunque tomes todas las precauciones eres de los que dudan si has hecho esto o lo otro, no lo pienses más: coge una libreta, hazte un lista y corrobora que has dejado, paso a paso, tu casa en perfectas condiciones.